La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

CLORADOR SALINO:                                                                                                                                 

    A la Cloración Salina, también denominada Electrolisis de Sal o Electrocloración, se le ha hecho una campaña de marketing extraordinaria en base a que es un producto novedoso, ecológico y beneficioso para la salud, pero nada más alejado de la realidad,se trata de un sistema con muchos años de antigüedad,  utilizado industrialmente para fabricar cloro y  trasladado,  gracias al bajo precio de los productos electrónicos, al ámbito doméstico.

El funcionamiento es muy sencillo, se añade sal al agua de la piscina en proporción mínima de 6 a 7 gr/l ,  y se instala en la depuradora un sistema de electrólisis, cuando la depuración se pone en marcha, se producen las siguientes reacciones:

En el cátodo:    2Na + 2e-     —–>  2Na

2Na  + 2H2O—–>  NaOH + H2  (Sosa Caústica)

En el ánodo:     2Cl  -  2e-    ——> Cl2

Cl2 + H2O  ——> HCl + HClO  (Hipoclorito Sódico)

Es decir, el agua con sal (cloruro sódico) se disocia  formando sosa cáustica en el cátodo e Hipoclorito sódico en el ánodo. De esta manera, para producir 1 gr de cloro, es necesario producir 2,1gr de hipoclorito sódico, consumiendo 3,3 gr de sal.

La electrolisis del agua salada por lo tanto, es una cloración del agua, y tiene los mismos efectos nocivos que tiene el cloro, porque crea los mismos derivados halógenos, además, debe considerarse un producto anti-ecológico, ya que por un lado arrojamos sal y productos halógenos al desagüe cada vez que lavamos y aclaramos el filtro o renovamos el agua de la piscina y por lo tanto aumenta la conductividad (salinidad) del agua vertida a los cauces de los ríos, y por otro lado , la evaporación del cloro ataca la capa de ozono. Otra desventaja, es que si depuramos por la noche para tener niveles bajos de cloro durante el día y evitar así  parte de la nocividad de este, se elimina también  la protección del efecto residual del cloro y por lo tanto aumenta el riesgo de contagio.  La única ventaja es puramente estética, ya que la electrolisis produce la aglomeración de átomos y moléculas, lo que repercute en la rápida floculación de los coloides y por lo tanto a una alta transparencia del agua, aunque no hay que confundir un agua transparente con un agua natural o ecológica.

Tampoco es un sistema económico de mantener, ya que al coste inicial del equipo hay que sumar los siguientes costes:

- Consumo de sal: El consumo de sal es continuo, ya que la depuradora requiere continuos lavados y aclarados con la consiguiente expulsión de agua con sal al desagüe. así mismo el  cloro aumenta los niveles de productos halógenos en el agua lo que desemboca en una necesaria renovación de parte o la totalidad del agua de la piscina.

- Mayor consumo de agua: Como se ha dicho anteriormente, la acumulación de sustancias cloradas obliga a una renovación más frecuente del agua. 

- Coste de los test : Es necesario disponer de test de salinidad y test de cloro total y residual para saber cuando ha de añadirse sal y cuando renovar el agua.

- Mayor consumo de reductor de ph:  La continua desaparición del cloro vía oxidación química y orgánica, y su evaporación, provoca un desequilibrio con superávit de sosa, y la irremediable subida del ph. 

-Mayor consumo eléctrico: El consumo eléctrico de un clorador salino es importante, y el tiempo de funcionamiento largo, lo que produce un incremento apreciable en el recibo de la luz.

- Es necesario realizar un mantenimiento de limpieza de la célula periódicamente para su correcto funcionamiento.

- Cada dos o tres años es necesario la sustitución de la célula, que es una parte importante del coste total del equipo.

       

 

 COMO CALCULAR LA SAL QUE DEBE TENER LA PISCINA:

 

Debemos multiplicar los m3 de la piscina (aprender cuantos m3 tiene mi piscina) por 6.5kgr (que es el nivel máximo aconsejable de sal por m3) y esto nos dará los kgr de sal totales. Por ejemplo una piscina de 50 m3 necesitara 50 x 6.5 = 325Kgr iniciales de sal. 

¿Que pasa cuando transcurre el tiempo, 1 mes, 2 meses, hemos lavado el filtro varias veces y por lo tanto hemos perdido sal de la piscina? Para eso existen unas tiras en test que se venden en los establecimientos de consumibles de piscina y que nos dirá la sal que tenemos en ese momento.

IMPORTANTE: MUCHOS TEST DE SAL NO DICEN DIRECTAMENTE LA SAL QUE TIENE EL AGUA, SINO UNA CIFRA QUE HABRÁ QUE COMPARAR CON LA ESCALA QUE ADJUNTA EL TEST.

 Una vez que sabemos la sal que tenemos en la piscina, por ejemplo 5,3 kgr/m3  debemos reponer la sal que falta haciendo un sencillo cálculo, que es, restar de los 6.5kgr iniciales los 5,3 que quedan, lo que nos arroja un resultado de 1.2 kg/m3 y eso es lo que habrá que añadir, es decir, 1,2kg por los 50m3 de la piscina = 60 kg de sal.

 

IMPORTANTE: PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO DEL EQUIPO NO ES ACONSEJABLE FUNCIONAR CON NIVELES DE SAL SUPERIORES A 7 KGR/M3 NI  INFERIORES A 5KGR/M3

 

FUNCIONAMIENTO DEL EQUIPO:  El equipo de cloración salina consta de dos partes, Centralita y Célula.

Centralita: es donde se controla el equipo. Consta de un interruptor de encendido/apagado y otro de selección de potencia.

Célula: contiene el equipo de electrolisis, lleva una apertura superior a rosca para poder limpiar las celdas al menos una vez al año (para limpiar las celdas, efectué los mismos cambios en las válvulas que para limpiar el prefiltro de la bomba, a continuación  abra la Célula desenroscando la parte superior,  extraiga las celdas y limpie la suciedad existente entre ellas, vuelva a introducirlas con cuidado, enrosque la tapa con las manos y vuelva a poner las llaves en la posición adecuada)

Una vez que está seguro que la sal está totalmente disuelta, ajuste el ph del agua, a continuación  habrá que realizar una puesta a régimen, para ello, ponga la depuración en manual, encienda el clorador salino y póngalo a la máxima potencia durante 12h. Transcurrido ese tiempo, analice el cloro en el agua, debe tener al menos un nivel de 1,5 mg/l, si no es así, puede ser que el equipo sea pequeño para su piscina. Para calcular el equipo que necesita su piscina multiplicar los m3 de la piscina por 0,2, así una piscina de 50 m3 necesitará un equipo con una producción mínima de 50 x 0,2 = 10 gr/h.

Si al hacer el test el nivel de cloro ha superado los 1,5mg/l  programe el reloj de tal manera que al terminar la depuración el nivel de cloro se situé entre 1-1,5 mg/l, por ejemplo, ponga la depuradora el tiempo que le corresponda y compruebe al finalizar que tiene el nivel de cloro necesario, si no es así, aumente el tiempo de depuración y en caso contrario disminuya la potencia del clorador salino al 75% o 50%.

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?